Turismo no resucitará en la Semana Santa

Compartir

Recientemente el Gobierno estableció una serie de medidas restrictivas que se aplicarán en Semana Santa a fin de contener el brote de la pandemia por el COVID-19. Así, entre el jueves 1 de abril y domingo 4 regirá una cuarentena total en el país, en la que solo se permitirá las salidas para compras esenciales.

Otras disposiciones son que habrá delivery hasta las 11 p.m. y que se suspende el transporte interprovincial de pasajeros vía terrestre y aérea. Esto último entre el jueves 1 y sábado 3 de abril.

BALDE DE AGUA FRÍA

Gremios consultados por Perú21 calificaron el anuncio del Ejecutivo como un “balde de agua fría” y “una bomba” para el sector turismo.

Eduardo Sevilla, gerente general de la Cámara Nacional de Turismo del Perú (Canatur), detalló que en la época prepandemia se registraba la movilización de 1.5 millones de personas con un ticket promedio de gasto de S/400 como mínimo. Esto no se tuvo el año pasado ni tampoco ocurrirá en este.

“Habíamos pedido a las autoridades del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) conocer las medidas          planteada antes de que se dicten para brindar comentarios, pero nos enteramos por la prensa. Con esto se impide la reactivación del sector”, refirió.

Por su parte, Ricardo Acosta, presidente de la Asociación Peruana de Agencias de Viaje y Turismo (Apavit), señaló que el gasto promedio que registraban por esta fecha bordeada los US$500, dependiendo del destino. Pero hoy se reduce considerablemente.

“Se debió haber consultado con los agentes del sector que conocemos la experiencia y la práctica. Tienen que tener en cuenta los daños colaterales. Esta fecha representa el 30% de la venta anual en turismo”, acotó Acosta.

En tanto, Martín Ojeda, representante de la Asociación de Empresas de Transporte Interprovincial, contó que durante estas fechas los terminales suelen duplicar su registro de pasajeros. Hoy su servicio está restringido.

“En el terminal de Plaza Norte, por ejemplo, se alcanzaban las 20,000 personas. Hoy eso está prohibido. Nosotros acataremos, pero no puede soportarse que la Policía no sea efectiva sancionando al transporte informal”, anotó.

Sevilla acotó que saludan que se apliquen medidas preventivas, pero subrayó que estas deben considerar dimensiones reales. Agregó que estas impactan considerablemente en las micro y pequeñas empresas. “Es entendible que haya restricciones para las playas de Lima y Callao, pues hay más de 10 millones de personas. Pero no encuentro el sentido de aplicarlas para el litoral de otras regiones en la costa”, mencionó.

Acosta, en tanto, comentó que, luego de los anuncios del gobierno, las reservas de los hoteles “se fueron a cero” y ya se han dado cancelaciones.

Por último, Sevilla refirió que han solicitado a las autoridades que puedan reconsiderar estas medidas.

DATOS

Apenas 126 personas asistieron a la tercera reapertura de Machu Picchu, realizada a inicios de este mes. El máximo permitido es de 897 personas.

El sector alojamiento y restaurantes se redujo en 26.61% interanual en enero de este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.