Amputan dedo a mujer por extraña raya y era cáncer

Compartir

En Inglaterra, Elizabeth Misselbrook fue diagnosticada con cáncer, luego de que encontrara una sospechosa raya marrón en una de sus uñas de la mano izquierda. Inicialmente, su dermatólogo le dijo que no tenía nada de qué preocuparse, pero el crecimiento de la mancha fue tan apresurado que a los tres meses tuvieron que intervenir a la joven para descartar la enfermedad.

Elizabeth fue a casa tras una primera visita a su dermatólogo, pensando que la mancha en su uña no representaba una amenaza real para su salud. Sin embargo, tres meses después, tuvieron que quitarle la uña para realizarle una biopsia que, finalmente, reveló que tenía un melanoma.

Al inicio, los resultados no fueron concluyentes; pero, cuando la uña volvió a crecer, la mancha persistió, por lo que tuvieron que hacerle un segundo análisis. Fue entonces que a la mujer le diagnosticaron un tipo de cáncer de piel conocido como melanoma subungueal lentiginoso acral en etapa 1.

Tras el diagnóstico, una nueva mancha apareció; por lo que los médicos decidieron amputarle su dedo hasta la primera articulación, en julio del año pasado.

Elizabeth tras la operación en la que perdió uno de sus dedos. Foto: Kennedy News and media

Elizabeth es flautista, por ello se encuentra esperando un dedo prostético para poder seguir tocando el instrumento que tanto ama.

“Estaba resignada. No me había sentido mal en ningún momento y no había tenido tratamiento de drogas, así que me sentí agradecida. No quería enfermarme”, contó Elizabeth al diario The Sun.

“Revisa tus uñas en busca de cualquier cosa sospechosa que aparezca y no subestimes ningún moretón”, aconseja.

La mano de Elizabeth tras su amputación por el melanoma. Foto: Kennedy News and media

Síntomas del cáncer de piel:

Los síntomas del cáncer de piel pueden variar según su tipo. Algunos pueden incluir una neoplasia (masa anormal de tejido) o protuberancia en la piel.

El basalioma, por ejemplo, es un tipo de cáncer de piel que se caracteriza por manifestar una protuberancia cerosa blanquecina o un área escamosa amarronada en las zonas que se exponen al sol, como el rostro y el cuello.

Asimismo, existe el carcinoma, que se desarrolla en las células escamosas que componen las capas media y externa de la piel, y el melanoma, que puede revelar neoplasias inusuales y nuevas, o cambios en un lunar ya existente. Estos se pueden dar en cualquier parte del cuerpo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.