En escuelas hay bajo riesgo contagio covid

Compartir

Lima, oct. 30.Un artículo publicado en la revista Nature señala que los datos recopilados en todo el mundo sugieren cada vez más que las escuelas no son puntos de riesgo para el contagio del nuevo coronavirus. A pesar de los temores, las infecciones por covid-19 no aumentaron cuando las escuelas y las guarderías reabrieron tras el descenso de los casos.

La investigación, citada en Nature, muestra que los niños pueden contraer el virus y desprender partículas virales, y los niños mayores tienen más probabilidades que los más pequeños de transmitirlo a otros.

Los científicos a cargo indican que las razones de estas tendencias no están claras, pero tienen implicaciones políticas para los niños mayores y los maestros.

Las escuelas y los centros de cuidado infantil parecen proporcionar un entorno ideal para la transmisión del coronavirus porque grandes grupos se reúnen en el interior durante largos períodos de tiempo, dice Walter Haas, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del Instituto Robert Koch en Berlín.

Sin embargo, a nivel mundial, las infecciones por covid-19  siguen siendo mucho más bajas entre los niños que entre los adultos, agrega. “Parecen más seguir la situación que conducirla”.

Evidencia educativa

Los datos recopilados a nivel mundial han demostrado anteriormente que las escuelas pueden reabrir de manera segura cuando la transmisión comunitaria es baja.

Pero incluso en lugares donde las infecciones de la comunidad aumentaron, los brotes en las escuelas eran poco comunes, particularmente cuando se tomaban precauciones para reducir la transmisión, refiere.

Más de 65.000 escuelas en Italia reabrieron en septiembre, a medida que aumentaba el número de casos en la comunidad. Pero solo 1,212 campus habían experimentado brotes cuatro semanas después.

En el 93% de los casos, solo se informó una infección y solo una escuela secundaria tenía un grupo de más de 10 personas infectadas.

En el estado de Victoria, en Australia, donde surgió una segunda ola de infecciones por covid-19 en julio, también fueron raros los brotes relacionados con escuelas y centros de cuidado infantil, aunque las escuelas solo estaban abiertas parcialmente.

 

Dos tercios de las 1,635 infecciones por covid-19 en las escuelas se limitaron a un solo caso, y el 91% involucró a menos de diez personas. En los Estados Unidos, la transmisión comunitaria se mantuvo alta en muchos lugares cuando las escuelas comenzaron a reabrir en agosto, y la proporción de infecciones en los niños siguió aumentando,  agrega Ashlesha Kaushik, pediatra de Sioux City, Iowa, y portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Pero no está claro con qué frecuencia los brotes que se originan en las escuelas contribuyen a la transmisión comunitaria porque otros factores, incluido el alivio de las restricciones sobre negocios y reuniones, también han contribuido a la propagación comunitaria. El aumento de las pruebas más adelante en la pandemia probablemente también ha aumentado el número de casos, sostiene Kaushik.

Los datos sobre brotes escolares en Inglaterra también han demostrado que los adultos a menudo eran los primeros en infectarse. La mayoría de los 30 brotes escolares confirmados en junio involucraron transmisión entre miembros del personal, y solo dos involucraron la propagación de estudiante a estudiante.

Los niños pequeños transmiten menos

Los investigadores sospechan que una de las razones por las que las escuelas no se han convertido en puntos de contagio de covid-19 es que los niños, especialmente los menores de 12 a 14 años, son menos susceptibles a la infección que los adultos, según un metaanálisis de estudios de prevalencia.

Y una vez que se infectan, los niños pequeños, incluidos los de 0 a 5 años, tienen menos probabilidades de transmitir el virus a otras personas, dice Haas. En un análisis de las escuelas alemanas, su equipo descubrió que las infecciones eran menos comunes en los niños de 6 a 10 años que en los mayores y en los adultos que trabajaban en las escuelas. “El potencial de transmisión aumenta” con la edad, y los adolescentes tienen la misma probabilidad de transmitir el virus que los adultos, concluye.

Los adolescentes y los maestros deben ser el foco de las medidas de mitigación, como el uso de máscaras o el regreso a las lecciones en línea cuando la transmisión comunitaria es alta, precisa Haas.

Este gradiente sobre la infección también está surgiendo en otros conjuntos de datos. En los Estados Unidos, la tasa de infección es dos veces más alta en los niños de 12 a 17 años que en los de 5 a 11 años 6 . Según los datos sobre 200.000 estudiantes de escuelas en 47 estados de EE. UU. , recopilados por la economista Emily Oster en la Universidad Brown en Providence, en Rhode Island, la incidencia fue más alta en los estudiantes de secundaria.

Pero «en realidad no entendemos la historia natural de la transmisión en los niños, porque la mitigamos», dice la pediatra Fiona Russell de la Universidad de Melbourne, en Australia, que participó en el estudio de brotes escolares en Victoria.

Los niños no se encuentran en un entorno escolar típico, sino que se distancian socialmente, usan máscaras y siguen otras precauciones. La evidencia obtenida de las estadísticas de covid-19 también tiene deficiencias, señala Nature. En los Estados Unidos, por ejemplo, las infecciones asintomáticas todavía se pasan por alto debido a las políticas que establecen que solo se examinan las personas que desarrollan síntomas.

Mecanismo misterioso

No está claro por qué los niños pequeños parecen menos propensos a transmitir el nuevo coronavirus a otros, opina Haas.

Una posibilidad es que debido a que tienen pulmones más pequeños, son menos capaces de proyectar aerosoles infecciosos que los adultos. Haas dice que esto ocurre en la tuberculosis. Pero en la tuberculosis, la infección se transmite por lesiones en los pulmones. Las infecciones por SARS-CoV-2 son diferentes porque el virus infecta las vías respiratorias superiores. La pregunta «me desconcierta», sostiene.

Otra posibilidad es que los niños tiendan a transmitir menos virus porque con mayor frecuencia son asintomáticos. En un estudio realizado en el Reino Unido con niños de 2 a 15 años de edad, hasta el 50% de los niños infectados no desarrollaron síntomas.

“No existe transmisión cero o riesgo cero”, dice Russell. Pero el riesgo de infección en la escuela es bajo, especialmente cuando la transmisión comunitaria es baja, asegura. (FIN) NATURE/ MFA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.