El valor del ingenio peruano

Compartir

Parte central de la estrategia del Gobierno para derrotar al nuevo coronavirus es efectuar la mayor cantidad de pruebas que detecten al patógeno.

El valor del ingenio peruano

Parte central de la estrategia del Gobierno para derrotar al nuevo coronavirus es efectuar la mayor cantidad de pruebas que detecten al patógeno.

27/5/2020

Como sostiene el presidente Martín Vizcarra, aplicar esos test es necesario a fin de conocer cómo se mueve la enfermedad en nuestro territorio, cuántos infectados hay y las zonas donde estos se encuentran, con el objetivo de tomar las mejores decisiones.

Así, hasta el lunes pasado se han hecho 840,922 pruebas entre serológicas y moleculares, cifra que coloca al Perú como uno de los países que más exámenes han tomado en América Latina.

Especialistas sostienen que el alto número de casos positivos de covid-19 en nuestro territorio responde a la elevada cantidad de exámenes efectuados y han advertido que países con mayor densidad poblacional presentan cifras más modestas en este tema.

Por lo tanto, la estrategia para combatir a la pandemia tiene en las pruebas una de sus piedras angulares y contar con estas herramientas es una de las prioridades del Estado.

El problema radica en que nuestro país tiene que importar los exámenes, proceso que se complica por la alta demanda en la actualidad.

No obstante, el ministro de Salud, Víctor Zamora, ofreció una buena noticia: el Instituto Nacional de Salud (INS) desarrolla una prueba molecular producida enteramente en el Perú. Este anuncio es de suma importancia, pues permitirá a nuestro país independizarse de los mercados globales y de los abastecedores externos.

Como se ha explicado, la prueba molecular arroja un resultado más certero que el test serológico y por ello resulta positivo que las autoridades de salud aseguren la dotación de estos implementos para optimizar la lucha contra el coronavirus.

Un caso similar se ha presentado con los respiradores mecánicos, tan necesarios para mantener con vida a los pacientes afectados gravemente por el covid-19. Nuestra sanidad pública no cuenta con el número suficiente de estos aparatos y por esa razón, lamentablemente, hemos perdido a muchos compatriotas.

Con el propósito de solucionar este problema, las autoridades competentes han gestionado la compra de respiradores mecánicos en el extranjero, pero la alta demanda mundial y la complejidad de las operaciones de importación retrasan su llegada.

Frente a ello, ingenieros y técnicos de la Marina de Guerra se han embarcado en el proyecto Samay, palabra quechua que en español significa “respira”, mediante el cual se ha fabricado el primer respirador mecánico hecho en el Perú.

Esta iniciativa, en la que se trabaja sin descanso, ha sido exitosa y ha recibido el visto bueno del Ministerio de Salud, por lo que se entregaron 10 unidades al Comando Covid-19 y se prevé producir 100 más en junio.

Se trata de dos casos en los que el ingenio y el profesionalismo de nuestra gente se han puesto al servicio del país para apoyar la lucha contra la pandemia y así brindar una esperanza de vida a los pacientes.

Esperamos que estos esfuerzos cuenten con el respaldo de todos los sectores competentes y el ejemplo pueda repetirse en otros ámbitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.