Orquesta de Cámara de San Martín

Compartir

Marcha, Suite Cascanueces de Tchaikovsky en versión cuarentena, es interpretando por los jóvenes músicos de la Orquesta de Cámara de Tarapoto desde sus casas y dirigido por el maestro Karl Lombardi. Ante la cuarentena mundial que ha cerrado teatros y salas de conciertos, los jóvenes artistas buscan la forma de seguir llegando al público y levantar el ánimo a la población.

“Estamos en días de cuidarnos, de ser responsables y de quedarnos en casa. Tras las múltiples cancelaciones de eventos culturales y conciertos, el mundo de la música, como otros muchos ámbitos, ha recibido un duro golpe. Sin embargo, esto no ha impedido, seguir haciendo y ofreciendo música. Porque a la música no la detiene ni el coronavirus. Hasta que el gobierno levante las restricciones, solo entonces será posible realizar ensayos y acudir de forma presencial a un concierto. No obstante, en estos tiempos difíciles cada vez surgen más ideas para que la cultura musical siga viva. En un primer momento se ha hecho común la emisión de vídeos que muestran a los músicos orquestales tocando individualmente durante el confinamiento, y unidos a través del montaje audiovisual utilizando las maquetas orquestales. La Orquesta Sinfónica de Lima, Piura, Iquitos y Cuzco han elaborado este tipo de proyecto y su música ya se está visualizando y difundiendo a través de las redes sociales”. Dice el maestro Karl Lombardi.

Los jóvenes sanmartinences, en su mayoría jóvenes estudiantes del maestro Karl Lombardi, ofrece para el Perú y el mundo su primera obra clásica, Marcha de la Suite Cascanueces de P. Tchaikovsky. Este proyecto está denominado como Proyecto CONVIDA-20 en contraposición al COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.