Cementerios están abiertos solo para los familiares

Compartir

Lima, oct. 4.A fin de evitar nuevos posibles contagios con coronavirus, los cementerios continuarán restringiendo el aforo del público, autorizando únicamente el ingreso de un grupo muy reducido de personas, quienes podrán presenciar el entierro de su familiar y nada más, tal como lo disponen las normas actuales para camposantos públicos y privados.

A fin de conocer el cumplimiento de estas medidas de protección y control sanitario nos comunicamos con representantes de los cementerios Campo Fe y El Ángel, los cuales indicaron que las restricciones de acceso a los establecimientos continúan para evitar que se conviertan en nuevos focos de contagio.

En el caso de Campo Fe, indicaron que solo está permitido el ingreso de cinco familiares del fallecido, los cuales podrán participar de un breve responso, guardando todas las medidas de bioseguridad y sobre todo la distancia física entre uno y otro.

Daniel Cáceda Guillén, subgerente de Negocios y Cooperación de la Beneficencia de Lima (BL), que tiene bajo su tutela el cementerio El Ángel y Presbítero Maestro, señaló que tienen la misma norma, a la que se suma permitir el ingreso de dos personas a la ceremonia de cremación.

No se admite mayor aforo, dijo, porque los cementerios son puntos de contacto bastante alto, y porque la mayoría de quienes se entierran ahora fallecieron a causa de covid-19.

“Ese aspecto pone en riesgo a cualquier persona que ingrese al cementerio. Cumplimos con todos los sistemas de seguridad y nuestro personal del cementerio usa Equipos de Protección Personal (EPP) porque se deduce que la persona que llega (al camposanto) ha muerto por coronavirus y que los familiares también lo tienen, sean o no sintomáticos”, comentó.

Ceremonia de despedida 

A las personas que ingresan al camposanto se les toma la temperatura y se les coloca alcohol en las manos. Ellos pueden permanecer en el interior del recinto lo que dure la ceremonia de despedida a cargo del sacerdote del propio cementerio.

“Como ahora tenemos nichos nuevos, que hemos empezado a vender desde el 29 de agosto, podemos programar entierros cada hora, eso nos permite tener un orden. Entran los cinco familiares y si hay disponibilidad del sacerdote se hace una pequeña ceremonia, de lo contrario el difunto pasa a ser inhumado inmediatamente en el nicho”.

El crematorio, que se ubica en la parte central del cementerio El Ángel, funciona a diario y emplea una hora a hora con 40 minutos para incinerar cada cuerpo. Luego de ese tiempo se entregan las cenizas a la familia.

“Cuando hemos tenido disponibilidad de nichos, como el año pasado, teníamos entre 60 y 90 entierros por mes. Desde el 29 de agosto teníamos disponibilidad de 210 nichos, pero ya nos está quedando unos 110. Ahora estamos teniendo entre de 4 a 5 entierros por día”.

Sobre el Presbítero Maestro, Cáceda indicó que hay entierros siempre y cuando existe disponibilidad en los mausoleos familiares, haya bóvedas disponibles o surja una exhumación y se deje libre un nicho, el cual es luego vendido.

Son seis las personas que trabajan en la inhumación de cuerpos en el cementerio El Ángel, las cuales laboran desde las 8 de la mañana hasta las 4 pm, de lunes a domingo.

Ni flores ni ambulantes

El experto señaló que tras la pandemia se ha prohibido el ingreso de flores u objetos de recuerdo del fallecido para reducir al mínimo un eventual contagio del covid-19, medidas que se conservarán en el tiempo cuando pase la emergencia sanitaria, como parte de las medidas impuestas para poner en valor dicho camposanto, fundado en junio de 1959 y que alberga a unas 600,000 fallecidos.

“Por muchos años estuvo abandonado, por lo cual se convertía en un mercado en el Día de la Madre. La recuperación empezó en 2018, año en que ya no dejábamos ingresar a los ambulantes. Estamos aprovechando para hacer más fuertes estas medidas de orden y seguridad en el cementerio”.

El subgerente adelantó que la Alta dirección de la Beneficencia de Lima (BL) está trabajando en una serie de inversiones comerciales para mejorar la situación del cementerio ubicado en el distrito de El Agustino, a fin de aprovechar al máximo cada metro cuadrado.

Se buscará extender su vida útil por unos 50 a 70 años más. Se planea la construcción de nuevos nichos o cementerios verticales como ocurre en Colombia o Brasil.

“Los mismo se está dando en un terreno del Presbítero Maestro, que no es monumental, que se llama la Sexta Puerta. Hay dos hectáreas donde se va a plantear un cementerio bajo las nuevas propuestas modernas y que podrían verse plasmadas a inicios del segundo semestre del próximo año. Ahora estamos en la recepción de propuestas”, señaló Cáceda.   (FIN) KGR/LIT  JRA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.