Donan a centros de salud muebles elaborados por internos del penal de Pucallpa

Compartir

“Cárceles Productivas” es la política que lleva adelante el Instituto Nacional Penitenciario de Pucallpa, que busca regular y fortalecer el tratamiento penitenciario y post penitenciario, a través de la promoción y desarrollo de actividades productivas que permiten lograr la reinserción laboral. Y contribuir a la resocialización de la población penitenciaria.

En ese sentido la Gerencia Regional Forestal y de Fauna Silvestre entrega madera incautada para que sea procesada y transformada en bastones y bancas camas que este 25 de julio, en horas de la mañana en la sede institucional regional fueron entregadas a 15 instituciones de salud y educación de diversas partes de la región.

La entrega estuvo presidida por la vicegobernadora regional, que resaltó la labor de los internos a través del desarrollo de dicha política, contribuyendo de esa manera con el desarrollo económico y social de la región. Resaltó que gracias a este convenio más adelante se estará entregando mobiliario escolar de gran necesidad para el sector educación “…hoy en día ya no estamos entregando madera en bruto como se hacía antes …hoy en día se está entregando el producto que necesita la institución” agregó.

El gerente regional de Forestal y de Fauna Silvestres, Marcial Pezo Armas, enfatizó en la labor sacrificada que los trabajadores de salud y educación realizan día a día para mejorar la calidad de vida de cada ciudadano de nuestra región; destacando además que este apoyo continuará siempre con el trabajo articulado con el Instituto Nacional Penitenciario, “…quisiéramos que toda la madera incautada que se encuentra en nuestras instalaciones sea dada para la elaboración de mobiliario para el sector salud y educación pero algunas se encuentran en procesos judicial y ello nos impide poder utilizarlas” aclaró el funcionario regional.

En representación de los 15 beneficiarios, el Director de la Institución Educativa Agropecuario Santa Rosa de Yarinacocha, Pedro Reátegui Navarro agradeció el apoyo recibido, pues en la actualidad los alumnos recibían clases en bancas rústicas elaboradas por los mismos padres de familia, detalló que el terreno de la institución no cuenta con saneamiento físico legal lo cual dificulta que pueda realizarse inversión pública, por lo que éste tipo de apoyo contribuye enormemente en la mejora de las condiciones de estudios de los estudiantes.

Otro de los beneficiarios fue la comunidad nativa Sinchi Roca II de la provincia de Padre Abad cuyo jefe, Devinson Pérez Tuesta, agradeció dicho apoyo que será entregado a la posta médica, que brinda servicio en atención de salud a 70 familias “antes esa madera incautada se podría, pero ahora veo que a medida de las necesidades de la población se le está dando buen uso” mencionó. (A. Segovia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.