Adultos mayores denuncian maltrato Banco de la Nación

Compartir

Un grupo de adultos mayores y personas con habilidades diferentes denunciaron mal trato en la central del Banco de la Nación. Tratamos de dialogar con algún representante, pero nadie salió a dar la cara.

En ese lapso, corroboramos la falta de sillas de rueda y preferencias para las personas inválidas.

Un joven retira del banco a su abuelita cargando entre sus brazos por la falta de una silla de ruedas. Otra joven con una habilidad diferente llora en los exteriores esperando un ticket para ser atendida, mientras un grupo de ancianos denuncian que les tienen parados por varias horas expuestos al radiante sol del día.

Jacqueline Jazmin García Muñoz, de 19 años de edad, y su denuncia despertó los ánimos de los adultos mayores golpeados por el fuerte sol del mediodía, tienen que hacer largas colas de sed y de hambre para cobrar su pensión 65 que les otorga el Estado.

García Muñoz es una joven beneficiaria del programa nacional Juntos, nació con habilidad diferente (especial). Ayer nos narró que viene desde el jueves pasado intentando cobrar su beneficio que le otorga el estado.Pero, no le dejan ingresar porque como requisito, debería contar con un ticket.

La joven contó que el jueves pasado en el cajero del banco se le averió a su tarjeta.  Desde entonces está intentando ingresar para cobrar en ventanilla con su DNI. Señala que los hombres de seguridad no le permiten y le piden que vaya por la madrugada hacer su cola para obtener el ticket.

Es decir, el obtener ese ticket para que pueda ser atendida implica que ella debe acudir por la madrugada hacer su cola ya que sólo estarían entregando sólo a 10 personas. O sea, el resto de persona debe volver el día siguiente hacer su cola, un caso muy tedioso que les mantiene a los usuarios muy preocupados.

Buscamos réplica en la puerta del Banco.Quedó registrado en video. Sin embargo, el hombre de seguridad sólo manifestó que iría a avisar y ver quien nos atendería. Luego de media hora, volvimos a preguntar y siguió con lo mismo.Nadie salió a darnos una respuesta sobre el particular. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.