“Marcas” balean a comerciante

Compartir

Un comerciante dedicado al rubro de compra y venta de pescados al por mayor en nuestra ciudad de Pucallpa, se salvó de ser asesinado a balazos.
En el   teléfono celular que llevaba en su cintura  impactó el tercer proyectil del arma de fuego, disparado que “quema ropa” por dos avezados delincuentes quienes le arrebataron la suma de diez mil nuevos soles, dinero que minutos antes había retirado del banco.

El violento asalto a mano armada se produjo el fin de semana (sábado) en horas de la tarde en inmediaciones de la última cuadra del jirón 7 de Junio, altura del puerto “El Pescador”, cuando la víctima Jorge Núñez Flores de 48 años, llegaba a su domicilio donde al mismo tiempo funciona su negocio de frigoríficos.
En ese lugar fue  interceptado por dos sujetos desconocidos a bordo de una potente motocicleta modelo “Cross” color anaranjado con blanco sin placa de rodaje a la vista, el delincuente que estuvo como pasajero descendió del vehículo con su arma de fuego en su mano y lo encañono para exigirle con palabras soeces y amenazantes que le entregara el fajo de dinero que traía en su bolsillo.

El  asalto se produjo en presencia de los comerciantes del mencionado puerto, quienes en un principio trataron de salir en su defensa del agraviado. Este  hecho no los amilanó a los “marcas” . Por lo contrario les demostraron que estaban dispuestos a todo, con tal de apoderarse el botín. El hampón que portaba el arma de fuego le disparó en la  pierna derecha al comerciante para luego apoderarse de todo el dinero, en eso la victima quien se retorcía de dolor, logra sin éxito cogerlo de su prenda de vestir al delincuente, pero este enfurecido volvió a dispararlo a mansalva dos veces más, uno le impacta en su dedo de la mano derecha con el cual había agarrado el polo del facineroso y el otro fue en su abdomen, este último proyectil para suerte impacto en el celular que traía en su cintura el agraviado, equipo de comunicación que le habría salvado literalmente su vida, accionar delictiva que habría hecho retroceder y huir corriendo despavoridos del lugar a los comerciantes que presenciaron el atraco.
Una vez con el botín en la mano, los dos avezados “marcas” fugaron raudamente del lugar por el jirón Padre Aguerrizabal con dirección al barrio “Santa Rosa”, de ahí se perdieron entre los demás vehículos que circulaban a esa hora, mientras el comerciante agraviado fue auxiliado por sus familiares, trabajadores y amigos, quienes lo trasladaron en un automóvil hacia una clínica particular de la ciudad para que recibiera atención medica de sus heridas, que por suerte no fue grave y fue retornado a los pocos minutos a su domicilio donde sufrió el atentado criminal para su reposo y su pronta recuperación.

El comerciante agraviado manifestó que fue el último cliente en ser atendido y al mismo tiempo en abandonar las instalaciones del banco, no hallando explicación alguna es que como los delincuentes tuvieron la información que él había retirado dinero, asegurando que nadie de su entorno laboral ni familiar sabían de la transacción que había realizo en la entidad financiera. (D.Saavedra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.