VECINOS AYUDARON A ABUELITA Y EVITARON SEA DESALOJADA

Compartir

 

Una enardecida turba de vecinos, salieron en defensa de una ancianita de 80 años, al enfrentarse a la policía y representantes de la fiscalía y Poder Judicial, logrado así, frustrar el desalojo de la abuelita de su casa donde vive más de 40 años.

 

Por disposición del juez Carlos Alberto Gallardo Japan del primer juzgado civil, llegó a la vivienda de la abuelita Rosa Catashunga Manihuari, de 80 años de edad, un contingente de la policía para dar seguridad a un grupo de personas que se encargaron de cargar todas las cosas a la calle.

 

Hecho ocurrido cerca de las 2 de la tarde en la Mz. H Lt. 1 de la Av. Circunvalación Jhon F. Kenedi en el A.H 2 de mayo, donde la abeulita estuvo a punto de ser desalojada, pero fueron sus vecinos quienes la apoyaron al enfrentarse al supuesto nuevo dueño y los letrados que se negaron a identificarse.

 

Mientras que las pertenencias de la abuelita eran cargadas a la calle, se hizo presente el abogado Jhonatan Susanibar, quien también logró evitar que la ancianita duerma en la calle, sumado a ello, un fuerte ventarrón registrado en Pucallpa, apuró a los agentes del orden a retirarse del lugar.

 

Mientras tanto, los vecinos gritando justicia, se le enfrentaron al supuesto dueño y a las abogadas que le acompañaban, los mismos que tuvieron que ser escoltados hasta su vehículo mientras los vecinos les insultaban, denunciando injusticia, porque doña Rosita es sus fundadora del asentamiento humano y dejaron en claro, que no permitirán que sea desalojada.

 

La hipótesis que manejaban los vecinos es; que un familiar de la abuelita aparentemente, con documentos irregulares y falsificando su firma, habrían vendido por 2 mil nuevo soles el terreno de doña Rosita, y que por eso, la habrían tratado de desalojar de su predio y por ello, sus vecinos salieron en su defensa. Incluso, casi linchan al supuesto nuevo dueño.

 

“Yo vivo 40 años aquí (su casita) y nunca tuve problemas. Yo no firme ningún documento, no preste dinero y mucho menos vendí mi terreno. Es una injusticia, sólo quiero estar en paz”, declaró cubierta en lágrimas la abuelita. Mientras el abogado Susanibar, declaró que apelará el fallo judicial, porque habría notado irregularidades en los documentos. (Miller Murrieta)(Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.