Seguridad de discoteca fue asesinado

Compartir

De un certero disparo en su cabeza a “quema ropa”, un sujeto ebrio y presumiblemente también bajos los efectos de algún estupefaciente que consumió, asesinó al agente de seguridad de disco-bar “Open Skay”, esto presuntamente tras ser echado a viva fuerza del interior del local de diversiones por causar lio con los otros clientes.

El hecho de sangre se produjo el domingo 5 de junio en horas de la madrugada en el frontis de la discoteca en mención, ubicado en la cuadra nueve de avenida Habilitación Urbana Municipal, a pocos metros de la caseta de auxilio rápido de la policía, que está en la esquina del mercado “Minorista”.

El homicida habría realizado varios disparos, uno de los proyectiles le impacto en su cabeza a la víctima identificado como Juan Carlos Vargas Esquen de 46 años, quien fue auxiliado por su compañero de labores Julio López Lozano, quien lo trasladó aún con síntomas de vida en su vehículo trimóvil hasta el hospital Amazónico de Yarinacocha, pero en el trayecto falleció por la mortal herida que sufrió.

En dicho nosocomio el médico de turno Mateo Guevara Velarde, solo certificó el deceso del paciente, dando parte a las autoridades competentes para las diligencias del levantamiento del cadáver y posterior traslado a la morgue de la ciudad para la necropsia de ley.Asimismo los agentes de la Divincri al tomar conocimiento del hecho, desde ya se encuentran abocados en la investigación para dar con el autor del crimen.

Datos: Hasta el cierre de esta edición se conoció que el homicida aún no ha sido identificado y esta como no habido para la policía, asimismo el local cuenta con cámaras de seguridad, el cual será de gran ayuda para la identificación y captura al asesino, pues transcendió que los dueños de la discoteca estarían presuntamente pretendiendo negar su condición laboral del agente de seguridad asesinado, refiriendo que él no laboraba directamente con ellos, sino que cuidaba los vehículos de los clientes que acudían al recinto, esto fue negado por los familiares del occiso. (D.Saavedra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.