Se llevaron a hermanos del niño que se quitó la vida

Compartir

En medio de la gente que aplaudía la acción, el Personal de la Unidad de Protección Especial, después del entierro del niño que se quitó la vida, se llevaron a su hermano de 13 años y a sus tres hermanastros menores de edad al Centro de Emergencia Mujer (CEM) para ser evaluados por los psicólogos.

Mientras tanto, fuertes escenas de dolor eran protagonizados por las personas que conocieron al pequeño, pero a su vez, lanzaron duros cuestionamientos a la madre que evidentemente, se vio obligada a derramar algunas lágrimas durante el entierro, y así, fueron despedidos los restos del pequeño de 10 años de edad, en el cementerio general de Pucallpa.

Así es, personal de la Unidad de Protección Especial del CEM que también participaron de las actividades fúnebres, ya están evaluando a los cuatro menores de edad, luego de tomarlos después del último adiós de su hermanito Max Antoni, el pequeño que se quitó la vida en su casa en el A.H Grimaneza Paredes de Nitzuma, al interior del km 6 de la CFB, tras grabar tres videos revelando que sufría maltratos de su progenitora.

ENTIERRO

Cerca de las 3 de la tarde, la carroza llegó al cementerio general de Pucallpa, de donde descendieron los restos del pequeño que fue recibido en medio de aplausos y gritos de “Justicia, Justicia” repetidas veces por parte de sus familiares y vecinos más cercanos, que desde el inicio hasta el final, no dudaron en mostrar su indignación en contra de María Chino Barreto, su madre, cuyo hijo lamentablemente, la acusó de maltratos.

Y después de su entierro, los profesionales en representación del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, aprovecharon el momento para tomar a los niños y llevárselos hasta dos motocarros y tomando de las manos a María, también la condujeron hasta la oficina del CEM, para la evaluación del caso y las investigaciones que den con la verdadera causa del suicidio del menor.

RECRIMINACIÓN

“Lastima das como madre. Tu silencio será tu peor castigo. Debes hablar, no calles. Tu hijo no sólo fue maltratado, también abusado sexualmente”, le recriminaron varias voces durante el entierro, incluso, hubo que le pedían que entregue a Limber, su pareja y padrastro del menor, a quien le toman como principal sospechoso de la muerte del niño.

Varias voces que han motivado la rápida intervención del personal del CEM, quienes llegaron acompañados de Nadialis Jara Ramírez, promotora regional del programa nacional Aurora, que ven estos tipos de casos de violencia y vulneración en mujeres y niños. Los cuatros menores entre ellos Ángel, el menor de 13 años, quien a su corta edad, también abandonó la casa de su mamá María Chino, al parecer, por sufrir maltrato por su padrastro.

RÉPLICA

Sin quitar la mirada firme al féretro de su menor hijo, María Chino, abrazó a su última hijita, buscando consuelo, la misma que al responder al público dijo lo siguiente; “No deben juzgarme si no saben cómo vivía. Yo no maltrataba a mi hijo, y él (Limber) nunca abuso de mi pequeño. Yo fui cristiana, pero me aparte, ahora estoy pagando por eso, sólo les pido, no me juzguen, dejen en paz a mi familia”.

La mujer luego que ingresaran el féretro de su pequeño, al nicho que le otorgó la Municipalidad Provincial de Coronel Portillo as través de la gestión de Nadialis Jara, rompió en llanto, manifestando que aceptará la asistencia psicológica y así fue, terminaron sujetándola de sus manos y la condujeron hasta fuera del cementerio para abordar el motocar con destino al CEM.

Según información, una tía de los niños, ha solicitado la custodia de los menores, una solicitud que viene siendo evaluado y que hoy visitaran la casa de la mujer para ver si cuenta con las garantías para darles techo y alimentación hasta que puedan recuperarse de este amargo momento que les está tocando vivir. (Miller Murrieta)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.