Padre teme que liberen a supuestos asesinos

Compartir

No velo a su hijo por cuidar en la Divincri a que los supuestos asesinos no salgan libres, teniendo en cuenta que casi siempre la policía detiene a supuestos delincuentes, pero la fiscalía les deja en libertad en tiempo record.

 

Roger Marín padre del joven soldador que murió tras ser baleado por unos delincuentes que asaltaron a su empleador, amaneció y tardó este miércoles junto a sus hijas, en los exteriores de la Divincri, cuidando a qué la fiscalía no deje libre a los presuntos asesinos de su hijo.

 

Y es que, el martes por la tarde fueron capturados los supuestos hampones Jhon Tananta Paredes (30) y Royer Isuiza Narvaez (33), en el jirón Raimondi, y fueron trasladados a la Divincri, hasta donde se dirigieron los familiares del occiso a pedir justicia.

 

Ayer por la tarde, los supuestos asesinos fueron trasladados a medicina legal continuando con las diligencias, mientras tanto la familia del occiso, a las 3:30 de la tarde, dio último adiós a Robert German Marín Vela, en el cementerio del km 15 de la CFB, donde exigieron justicia.

 

El padre del occiso, señaló que »De aquí no me muevo.Aquí cuidaré para que no sean liberados hasta que les investiguen bien.Hay un testigo que teme por su vida, luego que les reconociera a estos delincuentes, quienes serían los asesinos de mi hijo. Pido una investigación transparente y si son ellos, que paguen por su crimen», añadió.

 

En las próximas horas se estaría conociendo la secuencia de la detención de ambos supuestos asesinos, de quienes existiría un testigo protegido que les habría reconocido como los autores del crimen del soldador y de herir a su empleador, el empresario Mendoza Mendoza. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.