Negligencia causa más contaminación En quebrada Yumantay

Compartir

La quebrada ha desbordado dos veces en menos de una semana y ha estado a punto de volver a inundar decenas de casas y negocios en Callería y Manantay. Su contaminación mantiene en vilo a los vecinos de los más de 30 asentamientos humanos por los que pasa este canal, ya que en cualquier momento podría volver a ocurrir una emergencia como la del 2019.

Sin embargo, los culpables de estos incidentes serían los propios vecinos, quienes atentan contra la quebrada, ya sea arrojando desperdicios o alterando la libre circulación del agua de manera constante, según advirtió la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y la Sub Gerencia de Servicios Públicos de la comuna provincial, quienes realizan limpieza en esta quebrada.

DEMANDAN PRIORIDAD

Hernany Escobar del Águila, miembro del proyecto Recuperación de la Quebrada Yumantay, demanda a las autoridades de turno prioricen trabajos para recuperar la misma, fundamentando que la misma ANA el año 2015 dejó de monitorearla considerándola un recurso natural no aprovechable, debido a sus altos índices de contaminación ambiental.

Refirió que a finales del 2018 crearon el mencionado proyecto con el objetivo de hacer incidencia en las autoridades y población para que trabajen en la recuperación de la quebrada, la misma que es la cuenca natural más grande del casco urbano de la ciudad, y señala que en la investigación que realizaron los especialistas señalaron que aún puede ser recuperada.

ÁREA NATURAL

Tras la investigación realizada considera que con su recuperación de la quebrada esta podría convertirse en la principal y más grande área natural del centro de la ciudad, la cual ayudaría a mejorar enormemente el medio ambiente en los distritos de Callería y Manantay.

Pero la quebrada no sólo tiene el problema de contaminación, sino también el asentamiento de viviendas en sus fajas marginales,

poniendo en riesgo la preservación definitiva de esta cuenca y poniendo en peligro la vida y salud de las personas que viven en estas áreas prohibidas.

“Recuperar la quebrada tiene que ser prioridad en las acciones de las autoridades de turno. Aunque el compromiso lo tenemos que asumir todos juntos, por ello, es importante que los asentamientos humanos tengan educación sanitaria y eviten de seguir arrojando desperdicios en Yumantay porque ello afecta la laguna Manantay y el río Ucayali, de donde se consume el líquido vital”, añadió. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.