“Marcas” matan de 2 balazos a empresario ganadero

Compartir

A sangre fría y sin misericordia fue asesinado de dos certeros balazos aún empresario ganadero por haberse resistido al asalto y robo de 52 mil nuevos soles, dinero que acababa de retirar del banco en el centro de la ciudad de Pucallpa, el cual los delincuentes no llegaron a llevarse.

El hecho en sangre se produjo en horas de tarde en el frontis del parque Natural de Pucallpa, sito en la cuadra 17 de la avenida Lloque Yupanqui, asentamiento Las Delicias, jurisdicción del distrito de Callería, cuando la víctima identificado como Carlos Willman Vivas Muñoz de 57 años, se desplazaba en un mototaxi como pasajero, llevando consigo el dinero que minutos antes había retirado de uno de los bancos que está en el cruce de los jirones 7 de Junio con Zavala, siendo interceptado por dos “marcas” en un motocicleta quienes le habían estado siguiendo desde que salió de la entidad bancaria.

La victima puso tenaz resistencia al atraco, incluso se aferró al fajo de dinero para que no le quitaran, quien pidió con gritos auxilio a los moradores y transeúntes del lugar, esto había enfurecido a los hampones quienes le dispararon, uno de los proyectiles le impacto en su pierna y el otro en su pecho, ambos en el lado derecho, luego los delincuentes fugaron a velocidad del lugar con rumbo desconocido.

El mototaxista aún con síntomas de vida le traslado a su pasajero hacia el hospital regional de Pucallpa, para que recibiera atención médica, siendo atendido por el medico de turno Edgardo Hussein Campos Pezo, quien diagnóstico para el paciente herido Carlos Willman Vivas Muñoz, herida por proyectil de arma de fuego (PAF), en pierna derecha y tórax, shock hipovolémico, este último le causó la muerte minutos más tarde al empresario.

Se conoció que el dinero encontrado en poder del cadáver del empresario era producto de la venta de sus ganados vacunos que tenía en su fundo donde reside del distrito de Alexander Von Humboldt, y que al momento del atentado criminal que sufrió se dirigía al terminar terrestre para viajar, sin presagiar que encontraría la muerte en manos de la delincuencia. (D.Saavedra)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.