Esposa de docente shipibo que fue baleada por delincuentes lucha por su vida

Compartir

Hace seis meses el asentamiento humano Bena Jema, jurisdicción del distrito de Yarinacocha, fue el escenario de un hecho de sangre que estuvo a punto de cobrar con la vida de una pareja de esposos, luego que dos avezados delincuentes balearan a un docente shipibo para quitarle la suma de tres mil nuevos soles que traía consigo, mientras que a su esposa también la hirieron de bala, quien ahora lucha por su vida. 

Pues se trata de Benito Nunta Vásquez, quien junto a su esposa Carmen Rengifo Ramírez de 54 años, se dirigían a su domicilio que está a pocas cuadras del lugar de los hechos. Minutos antes, el dinero había retirado de un banco, producto de un giro que le había realizado uno de sus hijos. La victima Benito Nunta Vásquez, de 61 años, recibió un disparo en su cabeza, fue internado pero gracias a Dios la bala ingresó y salió. 

Sin embargo, su esposa sufrió la peor parte, quien hoy vive postrada en su cama de su hogar ubicado en la Mz. B Lt. 4 del jirón Aviación en la comunidad intercultural Nena Jema, donde su hija Carmen Luisa Nunta, mostró el drama que hoy viven, su mamá está postrada en estado parapléjica, pues necesita ayuda. Hoy sábado 23 su familia realizará una actividad pro salud para ayudarlo y este es el número al cual pueden contactar para apoyarlos 929830021 – 993756197, pues requieren comprar medicinas. 

Cali Nunta, como le conocemos de cariño, es reportera de La Voz Ucayalina, y es hija del docente y de Carmen, la misma que pide justicia, manifestando que hasta la fecha no han atrapado a los sujetos desconocidos quienes tenían los rostros cubiertos con mascarillas, lentes oscuros y gorros, les cerraron el paso con una motocicleta modelo “chacarera-125” color negro sin placa de rodaje a la vista, de dónde uno de los hampones que iba como pasajero en el vehículo, descendió rápidamente con un arma de fuego en la mano y encañonó a las víctimas para obligarle al docente que les entregara el dinero que traía consigo. 

Aquel día la policía informó que el docente se habría resistido a que le robaran su dinero, forcejeando con el delincuente que portaba el arma de fuego, quien a la vez pedía auxilio a los vecinos del lugar quienes salieron de sus casas, pues el hampón nervioso a que le agarrarían, realizó tres disparos para que el agraviado lo soltara, uno de los proyectiles le hirió en la cabeza que le causo abundante desangrado. Esto fue aprovechado por los facinerosos para huir raudamente del lugar con rumbo desconocido, llevándose el botín de su víctima. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.