Abuelita vive en extrema pobreza y abandonada

Compartir

La anciana de 73 años de edad, duerme en una cama sin colchón, y no tiene perecibles para que se alimente.
Ella está delicada de salud, reteniendo líquido. Por ello, tiene hinchados sus brazos. Se encuentra sufriendo sola sin ningún familiar que le pueda asistir en su lecho de sufrimiento.

Sólo los habitantes de Manantay, apoyan a Lucinda Ramírez Salas, quien vino desde Atalaya. Vive cruzando un puente, ingresando por el aserradero del empresario Gelber Llones. Está sola, mal de salud, en medio de una extrema pobreza y luchando por su vida abandonada por su familia.

Ayer cuando la visitamos, hizo denodados esfuerzos para levantarse y mostrarnos una herida que tiene debajo de su seno derecho, sus manos inflamadas, tenía fiebre y dolores en todo el cuerpo. Una vecina le ayuda, le asiste con sus alimentos, pero ella también es muy humilde. 943812615 es el número de celular de Basilia Acipali Inuma, su vecina, quien le atiende como si fuera su única familia aquí en Pucallpa. Señaló que le urge ayuda humanitaria a la abuelita. Requiere, víveres, leche, medicinas, la asistencia de un profesional de salud.

Parallegar a su vivienda, puedes transportarte en un vehículo por la carretera Manantay. Pasando la ex papelera, está el aserradero de Gelber Llones.Ingresas por el portón de está maderera para cruzar un puente y doblas a la izquierda unos doscientos metros.Allí encontrarás la vivienda de esta abuelita. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.