Abuelita se desmayó durante segundo intento de desalojo

Compartir

Continúa la tensión en el A.H 2 de mayo, porque la ancianita dueña de la propiedad que está bajo amenaza de desalojo, se descompensó y fue traslada al hospital regional, desmayada luego de sufrir un cuadro de depresión.

 

Rosa Catashunga Manihuari, de 80 años de edad, se desmayó en su huerta al ser sorprendida por segunda vez por el abogado del supuesto dueño y hombres contratados, por lo que fue cargada hasta un motocarro luego de sufrir el desmayo.

 

Después del intento de desalojo realizado el jueves por la tarde, ayer la abuelita estaba asando su pescado y su maduro en su tushpa, fue en ese momento que llegó otro grupo de policías con la orden judicial para cumplir con el lanzamiento de desalojo de su propiedad de la abuelita Rosa Catashunga.

 

Mientras tanto, el grupo de personas contratadas, estuvo tratando de retirar sus pertenencias por segunda oportunidad, pero los vecinos de la ancianita nuevamente aparecieron para defender a su vecina, la más antigua del asentamiento humano.

 

Las vecinas de Rosita incluso, retiraron a empujones al supuesto abogado de quien dice ser dueño del terreno, el mismo que manifestaba contar con una compra venta del predio por el valor de 2 mil soles.

 

Por lo que fue necesario que el abogado se retire y junto a él, le acompañaron los policías, mientras que los vecinos a punta de empujones, también retiraron al grupo de hombres que habían sido contratados y que estaban dentro del predio tratando de retirar las pertenencias de Rosita.

 

Por otro lado, la anciana también denunció que tras el intento de desalojo de su casa que sufrió el día jueves por la tarde, las personas contratadas por los supuestos dueños, le robaron su ahorros de 2000  soles, aves de crianza y otras pertenencias.

 

Frente a este hecho, la ancianita que vive en la Mz. H Lt. 1 en la Av. Circunvalación Jhon F. Kenedi del A.H 2 de mayo en Calleria, pide al juez civil que ordenó su desalojo, revise sus documentos, como su título de propiedad y su autoevaluó al día, y que los documentos que señala la otra parte, serían falsos fundamentando que ella, en ningún momento firmó. (Miller Murrieta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.