Ante esta situación, señaló que insistirán en buscar conciliar con los representantes del Proyecto Huallaga, ya que están próximos a culminar el presente año,y los 31 trabajadores despedidos necesitan cobrar sus liquidaciones antes de que asuma la nueva gestión del electo gobernador Pedro Bogarín.

Finalmente, el dirigente sindical no descartó la posibilidad de acudir hasta instancias judiciales si es que el Proyecto Huallaga insiste en mostrarse indiferente ante las citaciones de la Dirección de Trabajo.