Rudy Orlando Carranza Culqui (27) fue asesinado por su suegro, Edgar Richard Ochabano Angulo (47), después de una acalorada discusión con su pareja Julisa Ochabano Arimuya (20), fue testigo del crimen que realizó su propio padre por tratar de defenderla de un ataque psicológico a manos de su pareja, a la cual minutos antes la había sorprendido llegando con una persona del sexo masculino.

Rudy Carranza, al parecer en estado de ebriedad, se vio presa de los celos y la cólera, por lo que inmediatamente sobresaltó en un fuerte reclamo. Los gritos alertarían al señor Ri- chard Ochabano, quien no dudó en involucrarse en la pelea. El crimen se suscitó el interior de una vivienda ubicada en la calle Señor de Sipán, del asentamiento humano Túpac, en el distrito de Iquitos.

En este lugar, el occiso vivía en compañía de su pareja y suegro. La discusión de Edgar Ochabano y su yerno habría llegado hasta la agresión física, al punto en que un certero golpe en la mandíbula de Rudy Carranza lo desequilibró al punto de caer tendido al suelo, lo que fue aprovechado por el señor Richard Ochabano, quien lo estranguló con el brazo.

La señorita Julisa Ochabano, salió de su casa para pedir ayuda, encontrando en el camino al primo de su pareja, identificado como Nandur Soplin Dioses (20) quien sacó a Carranza de las agresiones y pudo llevarlo en brazos a un mototaxi, con destino al centro de salud de Moronacocha. Los médicos de la posta poco pudieron hacer para reanimarlo, certificando su muerte minutos antes de las siete de la noche. La familia del fallecido solicitó la presencia de la policía nacional, quienes al recoger el testimonio de uno de los testigos, se dirigieron hasta la vivienda de los hechos interviniendo a los dos involucrados, el suegro y su hija, siendo llevados hasta el departamento de investigación criminal – DEPINCRI PNP, quedando en calidad de detenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *