Fue entonces cuando empezaron los insultos por parte del efectivo de seguridad. Aparentemente por cuestiones personales, el estudiante decidió retirarse para no hacer mayor problema. Sin embargo el efectivo empezó a grabarlo de manera prepotente y con insultos lo siguió hasta las afueras de la institución, fue cuando el estudiante al sentirse acosado sacó su celular y empezó a grabar el hecho.

Como se puede ver en imágenes el personal de seguridad se protegió luego de la agresión tras las puertas de la entrada de la misma institución. Desde donde amenazó con no dejar ingresar nunca más a la universidad al estudiante. Lo retó y continuó con las agresiones como se muestra en imágenes.

Cuando el estudiante le increpa la evidente falta de ética profesional y el motivo de su comportamiento, este aparentemente, lo reta a salir de la universidad, y así fue, el personal intenta hacerlo con la clara intención de agredir físicamente al estudiante. Sin embargo, éste se aleja para evitarlo.

En medio de la discusión el efectivo de seguridad hizo llamadas a sus superiores como presagiando que su lamentable conducta sería evidenciada y difundida, a fin de justificar su actitud matonesca y desafiante ante un estudiante universitario. Ninguna persona bajo ninguna circunstancia tiene derecho de pisotear los derechos de otra persona, sin importar la posición, el grado de instrucción o el trabajo que éste tenga.

Fue así que el universitario, quien protege su identidad por temor a represalias, pidió a la directiva de la institución que evalúen la función de los hombres de seguridad a fin de reducir su manera violenta.

Se espera la investigación del caso pues el estudiante expresó su preocupación por las posibles represalias que una persona con esa actitud pueda tener en su contra, se pregunta cómo una institución como la Universidad más grande y prestigiosa de la región puede contratar a personal con actitudes que se puede esperar de personas de mal vivir.