Al menor de 10 años se le aplicó cinco ampollas del suero antilonómico,gracias al apoyo del Hospital Hipólito Unanue. El menor ya se encuentra estable y su salud evoluciona favorablemente luego de recibir el antídoto. Para tal efecto, los médicos tuvieron que revisar la historia clínica y escuchar el testimonio del menor, para concluir que se trataba de un caso de lonomiasis, que es un envenenamiento por parte de un antrópodo.

La jefa del Servicio de Infectología del INSN Breña, Lenka Kolevic Roca, informó que este antídoto que es muy escaso, no se produce en nuestro país, y sirve para frenar el trastorno de coagulación, falla hepática y revertir los efectos tóxicos del veneno que hace peligrar la vida de quienes tienen contacto con la oruga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *