En el Huallaga Central, específicamente en el poblado Puerto Rico las aguas del río Huallaga arrasaron con el cementerio, campos de cultivo e inundaron decenas de viviendas. Las intensas precipitaciones y el subsecuente desborde de ríos ha puesto en jaque no sólo a la agricultura local, sino también a la población que exige al gobierno central la inmediata declaratoria de emergencia regional.