La cantante natural de Barbados, Rihanna, acaba de sumarse a la lista de artistas y celebrities ligadas a Hollywood y a la industria musical en Estados Unidos quienes vienen buscando desligar cualquier contacto con Donald Trump, sea cual sea la manera.

Y es que no solo han sido varios artistas quienes buscan generar conciencia en sus fans y la población, sino que ahora Rihanna deja en claro que por nada en absoluto quiere que su música tenga algo que ver con el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.Así lo señaló a través de un tweet en respuesta a Philip Rucker, corresponsal del Diario The Washington Post para asuntos relacionados a la Casa Blanca.

El personaje señaló: «Se ha dicho millones de veces, y lo diré una vez más. Los mítines de Trump no se parecen a nada que haya visto antes en política. Ahora mismo la gente está bailando ‘Don’t Stop The Music’, de Rihanna, a todo volumen en Chattanooga (Tennessee) mientras los ayudantes de Trump lanzan camisetas gratis al público, como si estuviéramos en un partido de béisbol. A todo el mundo parece encantarle», y la respuesta de Rihanna fue mordaz. «No lo hará por mucho más tiempo.

Ni mi gente ni yo misma queremos vernos involucrados en esos mítines francamente trágicos. ¡Gracias por avisar, Philip!». Recordemos que otro artista quien a través de sus abogados, hizo que Donald Trump use la canción «Happy» al final de sus eventos políticos fue el cantante Pharrell Williams, así como Steven Tyler de Aerosmith o el propio Prince.

ACTUALIZACIÓN: Se ha dado a conocer que Rihanna y sus abogados enviaron una carta legal al despacho de la Casa Blanca sobre este tema, según informaron portales internacionales como Elle.

La carta señala lo siguiente: «Ha llegado a nuestra atención que el Presidente Trump ha utilizado las composición musicales y grabaciones maestras de Rihanna, incluyendo su sencillo ‘Don’t Stop the Music’, en una serie de eventos de corte político llevados a cabo a lo largo del país (…) Como sabe o debería estar al tanto, la Sra. Fenty (Rihanna) no ha dado el consentimiento necesario al Sr. Trump para que usen su música. Por ende, el uso de este u otros temas, es inapropiado y crea una falsa impresión acerca de la Sra. Fenty y sus inexistentes conexiones, relaciones o cualquier tipo de asociación con Trump.»