En una verdadera trampa mortal se ha convertido el puente que une el asentamiento humano Manco Cápac con la calle Flor de Topa, en el distrito de Belén. Debido a su precario estado, viene cayéndose poco a poco y ya en más de una ocasión los pobladores han perdido el equilibrio.

El puente en mención es de mucha importancia para los pobladores del citado asentamiento humano porque es su única vía de entrada y salida a la Av. Participación y por ende al resto de la ciudad, se encuentra sobre un caño y tiene aproximadamente cinco metros de altura, y más de 10 años de antigüedad. Realizando colectas los pobladores han tratado de reparar el puente de aproximadamente 200 metros.

Pero, solo han conseguido realizarle remiendos que en vez de fortalecer la infraestructura lo han debilitado, motivo por el cual piden apoyo de la municipalidad. El puente también presenta una leve inclinación que ya ha hecho perder el equilibrio a más de uno. «Varios ya se han caído de ahí, por suerte nadie ha muerto, por eso le pedimos al alcalde que nos apoye porque es nuestra única manera de salir hacia la ciudad» expresó una de las moradoras afectadas. (

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *