Niños en las calles, deambulando sin rumbo y otros durmiendo en veredas, acopio de basuras que alimenta a perros callejeros y gatos, roedores y otros, es el reflejo de una realidad que vive nuestra ciudad a puertas de acabar este gobierno municipal. Durante un rápido recorrido por el centro de la ciudad nuestras cámaras lograron captar a niños trabajando en las calles, otros durmiendo en las veredas con problemas de salud y algunos buzones descubiertos poniendo en riesgo a peatones.

Pero qué sucede. De quién es la responsabilidad. A quién le tenemos que reclamar para que se haga algo al respecto, son muchas de nuestras interrogantes que se nos pasa por nuestra mente, por la dura realidad que nos muestra la capital de Coronel Portillo. La municipalidad señala que hay horarios para el recojo de la basura, pero al parecer, falta concientizar y capacitar a los usuarios; por ejemplo, en pleno centro de la ciudad se puede observar gran cantidad de personas inescrupulosas que arrojan sus desperdicios en las esquinas.

Por el ex Cine Ucayali también abundan las personas de mal vivir meando y consumiendo estupefacientes a vista y paciencia de los vecinos que viven cansados de esta situación. En el centro comercial El Huequito a las 8 de la noche hasta las 11, también arrojan su basura fuera del horario establecido. Quién controla, nadie. Al parecer las autoridades provinciales están enfocados en proyectos grandes donde si habrá su porcentaje, lo que pone en evidencia que los funcionarios en estos últimos meses que les queda, están más entusiasmados en trabajos de oficina y no de campo, eso es lo que reflejan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí