Todos los ingresos de este recinto deportivo,el cual fue inaugurado entre bombos y platillos,permanecen cerrados con candados sin que nadie pueda ingresar para poder practicar el deporte de su preferencia.

Erick Pinedo Reátegui, vecino del lugar y vendedor ambulante, recordó con mucha nostalgia cuando esta infraestructura era completamente libre y abierta al público,por lo que no le ve sentido que la misma se haya inaugurado si es que va a permanecer cerrada.

Pinedo Reátegui aseveró que solo trabajadores del Gobierno Regional vendrían en las noches a jugar en el complejo Chacarita, infraestructura que también fue inaugurada ese mismo día junto a este polideportivo, y que también formaba parte del mismo proyecto. Por ello, pidió a las autoridades que de una vez por todas abran las puertas de estos recintos deportivos a la población.