La plaza del histórico Reloj Público y el Malecón Grau se ha convertido en un sitio de personas de mal vivir que dan una mala imagen y perjudica a la población porque disminuye el flujo de los turistas.

Las personas de mal vivir entre ellos, ebrios y drogadictos abundan en este lugar por ejemplo; en los asientos, en las estructuras de las áreas verdes lo usan como concentración para consumir sus drogas ilícitas.

Una situación que mantiene preocupados a los transeúntes, comerciantes y hasta turistas que visitan la zona. Los comerciantes expresaron su incomodidad, pues aseguran que durante el día y la noche se presencian robos y actos ilícitos, como el consumo y venta de estupefacientes.

Añadieron que el personal policial que asiste la zona se preocupa más por el mal estacionamiento de los motocarristas que por los actos delincuenciales que se ven a diario, hablan las imágenes y nosotros corroboramos con la declaración de los testigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí