El territorio deforestado se encuentra en el sector Perla de Oro en donde se talaron especies maderables como la moena,rifari y lagarto caspi, lo que conllevó además a una afectación de dos quebradas.

Al respecto, Frank Oyola, jefe del BPAM, manifestó que esta ilegal actividad no solo ha generado la pérdida de bosque primario sino además una afectación en el flujo y abastecimiento de agua a cuatro sectores del distrito de Awajún.

Cabe recordar que la tala de árboles al interior de un Área Natural Protegida es una actividad ilegal tipificada como delito en su forma agravada y los transgresores de la norma, podrían ser reprimidos a penas privativas de libertad de entre 5 a 8 años, según el Código Penal.