Jóvenes indígenas de la etnia Wampisen del distrito de Morona, provincia del Datem del Marañon, en la región Loreto sufrieron histeria colectiva, generando gran preocupación en la población.

Según información que llegó desde la lejana comunidad de la región loretana, esta histeria colectiva se habría producido debido al denominado juego de la Ouija.

17 estudiantes del internado del colegio secundario de la comunidad fueron afectados. Los padres de familia con la ayuda de los shamanes del pueblo lograron controlar a los jóvenes afectados.

Lo que llamó poderosamente la atención es que las personas afectadas se enfrentaron entre ellos utilizando machetes, fierros y palos con la intención de hacerse daño.