Increíble, dos hermanos de 6 y 10 años treparon las rejas de seguridad de una vivienda ubicada en la calle Morona para robar la mascota de la casa. Completamente indignados quedaron en la familia Alvarado Zevallos, luego de revisar las imágenes en donde se ve a dos niños subir las rejas de la casa para llevarse entre sus brazos a Shorty un perro de raza Pug de cuatro años.

«Estamos en shock, es increíble que unos niños a esa edad, entren a una vivienda tan solo para robar, ¿dónde están sus padres? Mi hija y toda la familia no pudimos dormir, Shorty es un hijo para nosotros», refirió Roció Zevallos. La familia llamo a varios medios de comunicación radial y fue que en radio Loreto, una oyente llamó indicando donde se encontraba la mascota.