Magdalena Ortiz Fernández de 40 años de edad,fue intervenida ayer por el personal del instituto nacional penitenciario Pampas de Sananguillo,cuando intentaba,aparentemente,ingresar un chip adherido en su cuerpo.

A su salida del instituto nacional de medicina legal,la mujer intervenida culpó a su menor hijo quien había estado jugando con el chip, sin darse cuenta ingresó al penal donde le detectaron el objeto tecnológico.