El 7 de setiembre la canadiense Frontera Energy terminará sus operaciones en el lote 192, ubicado en Loreto y el más grande en términos de producción del país. Un día después, el 8 de setiembre del 2019, un nuevo socio estratégico empezaría sus trabajos en dicha zona. Seferino Yesquén, presidente de Perupetro , organismo promotor de la inversión petrolera en Perú, señaló que las operaciones empezarían luego de finalizar la consulta previacon las comunidades cercanas, proceso que tomaría cerca de 6 meses. Por tanto, se estima que para abril se comenzaría con la producción.

Actualmente, el lote 192 genera cerca del 17% de laproducción nacional de crudoy produce entre 13 mil a 15 mil barriles diarios. Hace pocos días, James Atkins, presidente de Petroperú, manifestó que Frontera Energy (Canadá, actual operador), Sonatrach (Argelia), Pluspetrol (Argentina) y Cepsa (España) son los socios estratégicos que han mostrado interés en el proyecto. Petroperúsería el dueño del lote de crudo que tiene reservas por hasta 130 millones de barriles de petróleo. «Petroperú deberá calificar al socio que operará el lote 192, luego, el lote se entrega a Petroperú y el último determinará con quien se opera o se da la licitación», indicó Yesquén.

Exploración Por otro lado, Yesquén aseguró que la nueva Ley de Hidrocarburos, pendiente de debate en el Congreso, permitiría mayor intensificación en perforaciones, así como también facilidades para que empresas grandes inviertan en el Perú.

Señaló que dicha ley permitirá renegociar las regalías de contratos de petróleo. Indicó que de los US$ 100 millones que se generan por regalías, 75% es comprendido por gas y líquidos de gas. De igual manera, insistió en los prolongados plazos para obtener permisos para que, posteriormente, se empiece con las operaciones con la actual norma.

«La ley permite más producción e incentivos para nuevos proyectos. Existen muchos lotes que tienen más de 10 años y no pueden producir como el 67, 39, 64 y 95», manifestó. Recordó que varios lotes petrolerosfueron devueltos al Estado por la caída de los precios del crudo y la burocracia que impidió facilitar los permisos para las operaciones.

Recordó que hacia el 2012, la inversión en el sector llegó a los US$ 1,900 millones, mientras que para el 2017, esta cayó a solo US$ 17 millones. Por último, afirmó que para reactivar la inversión, está ascendería a cerca de US$ 5,000 millones, lo cual contempla la exploración de nuevos lotes «para llegar a una producción de 100 mil barriles». La producción petrolera de Perú, que en la década de 1970 llegaba a cerca de 120,000 barriles diarios, bajó a poco más de 40,000 barriles hacia 2017.