Las lluvias con vientos fuertes, causaron desastres en las chacras, tumbando centenares de árboles de palma aceitera en producción, así como llevándose animales menores, plantaciones y productos de pan llevar. Solo en la zona de Neshuya y Curimaná, la lluvia del último viernes y sábado, inundó varios tramos de la carretera que une estos dos distritos, causando el cierre de la vía.

En la zona se registraron varios accidentes, una de ellas la volcadura de un camión tronquero, además que estas aguas se llevó un motocarro, cuyo propietario intentó cruzar una zona baja de este camino; felizmente los pasajeros lograron salvarse de un ahogamiento seguro.

“Las lluvias continuaron el viernes 11 y el sábado 12 del presente año, en carretera Neshuya-Curimaná, kilómetro 8, en el caserío Monte de los Olivos.La precipitación pluvial, arrasó y mató a centenares de aves domésticas, crianzas de cerdos y bienes de las casas, así como muchas plantaciones de palma aceitera.

El daño es irreparable”, manifiesta preocupado y apenado el productor Mario Quío Sajamí. El total desborde de las quebradas de la zona, se registró en horas de la madrugada del viernes y todo el sábado, en caudal de las aguas seguían en aumento. Los agricultores Cristian y Gustavo, se encuentran muy temerosos, ya que les tocó vivir una fecha desesperante, fenómeno que no se registraba hace muchísimos años, dijo finalmente Quío Sajamí.

Estos productores creen que la inundación no solamente es por las fuertes y continuas lluvias, sino que es por la irresponsabilidad de algunos vecinos que sistemáticamente están cerrando los cauces naturales de las quebradas, según ellos para ganar terreno, sin darse cuenta que están perjudicando a otros productores que se encuentran en zonas bajas.