Mientras celebraban los 212° Aniversario de fundación Franciscana en Contamana, un grupo de enardecidos vecinos del barrio de San Francisco lincharon al fiscal adjunto Martin Guerra Salgado, por no haber sustentado bien su pedido de prisión preventiva para Junior Manuel Plaza Flores, presunto violador de un niño de 03 años de edad.

El fiscal Martin Guerra Salgado fue sacado de las oficinas en medio de griterío de la gente, y trasladado al poder judicial para exigir que revoquen la determinación del juez. Lo llevaron caminando y a lo largo de la ruta recibió insultos, golpes, le arrojaron basura y hasta que le tiraron aceite quemado, aduciendo que si no hay justicia, ellos harían un contamanazo.

Ante el disturbio ocasionado por la población y la presión mediática, el juez Edgar Guillen Vallejos mediante un oficio dirigido a la policía nacional, ordenó la captura del presunto violador; aun así los protestantes reclamaban la destitución del fiscal Guerra Salgado, quien fue agredido por la turba