Gudrun Burwitz, la hija de Heinrich Himmler, nunca repudió el nazismo y siempre defendió la reputación de su papá. Hasta antes de su muerte el pasado mes de mayo a los 88 años de edad, Burwitz asistió a eventos y manifestaciones neonazis. Fue un personaje reconocido durante toda su vida en la política de extrema derecha de Alemania, donde algunos medios la apodaron “la princesa nazi”.

En el libro “Españoles en el Holocausto: vida y muerte de los republicanos en Mauthausen”, de David Wingeate Pike, se describe a Burwitz como una ama de casa de Münich, madre de tres hijos y miembro prominente de Stille Hilfe , un grupo secreto que brindaba apoyo legal y financiero a ex miembros de las SS como Klaus Barbie, “el carnicero de Lyon”; y Martin Sommer, guardia de seguridad de los campos de concentración de Dachau y Buchenwald.

Pero esta semana,el tabloide alemán Bild publicó que la hija del alto oficial nazi fue contratada por el Servicio Federal de Inteligencia (BND, por sus siglas en alemán) en la década de 1960.

Bodo Hechelhammer, jefe del Departamento de Historia de la agencia de espionaje, confirmó el informe del periódico sobre las actividades de Burwitz en la agencia de inteligencia extranjera de Alemania Occidental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí