La anemia en gestantes aumenta las probabilidades de muerte de las madres:

Por el lado del bebé se incrementa el riesgo de nacer con malformaciones, limitaciones y desventajas ante otros niños nacidos de madres sanas, además de otros riesgos por un probable nacimiento prematuro.

La especialista explicó que la anemia no es una enfermedad, sino un síndrome que se puede corregir. La solución debe ser sostenible en el tiempo y se puede dar a través de ofrecer una información oportuna y adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *