Este jueves la ex candidata presidencial Keiko Fujimori fue trasladada al penal Anexo Mujeres de Chorrillos (Santa Mónica) luego de que el juez Richard Concepción Carhuancho resolviera a favor de la solicitud del fiscal José Domingo Pérez, quien solicitó 36 meses de prisión preventiva contra la lideresa de Fuerza Popular. Fujimori, quien pasó la noche en la carceleta del INPE en Palacio de Justicia, estará recluida donde la ex primera dama Nadine Heredia también cumplió prisión preventiva por nueve meses.

En horas de la mañana, Keiko Fujimori recibe visitas de congresistas como Karla Schaefer, Úrsula Letona, Milagros Salazar y Miguel Torres, entre otros de sus allegados. Minutos antes de que fuera recluida y se la llevaran los policías, Fujimori se fundió en un prolongado abrazo de despedida con su marido, el estadounidense Mark Vito Villanella, su más fiel seguidor y escudero, quien la acompañó sin falta a todas las audiencias. Prisión preventiva El juez Richard Concepción Carhuancho se tomó casi ocho horas en fundamentar su resolución para dictar una prisión preventiva.

El magistrado indicó que existía la «sospecha grave» de que Keiko dirigía una «organización criminal de facto que se ha enquistado dentro del partido» fujimorista, que blanqueaba dinero de origen ilícito. Lo que pesó más para su reclusión son las reuniones que varios testigos afirman que mantuvo con el exjuez César Hinostroza, presunto líder de una gran trama de corrupción judicial, en cuya sala de la Corte Suprema se debía resolver dos recursos de Fujimori para archivar las investigaciones.

Además de los chats de ‘La Botica’ que evidenciarían una intención de perturbar la investigación del fiscal José Domingo Pérez. Las claves del fallo judicial que llevó a Keiko Fujimori a prisión preventiva El juez Richard Concepción Carhuancho declaró este miércoles fundado el pedido de prisión preventiva por 36 meses contra Keiko Fujimori por el presunto delito de lavado de activos en agravio del Estado.

A continuación, conoce los principales argumentos usados por el juez para enviar a prisión a la lideresa de Fuerza Popular. – Liderar organización criminal: Concepción Carhuancho indicó que hay sospecha grave de la presunta participación de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, en el delito de lavado de activos, como líder de una organización criminal creada en el interior de Fuerza 2011.

– Recepción y lavado de dinero de Odebrecht: el juez mencionó que hay un alto grado de probabilidad de que la empresa Odebrecht entregó un millón de dólares al partido Fuerza 2011, dinero que ingresó a la campaña de Keiko Fujimori a través de falsos aportantes y actividades no justificadas. – Peligro de fuga: Si bien reconoció que la excandidata presidencial contaba con arraigos en el país, el magistrado consideró que sí existía peligro de fuga debido a la voluntad de la lideresa de Fuerza Popular de influir en las investigaciones. – Riesgo de obstaculizar a la justicia: Durante su exposición final, Concepción Carhuancho indicó que existía un riesgo de perturbar la actividad probatoria, y replique procedimientos de interferencia en el sistema de justicia.

Keiko Fujimori, luego de culminar la audiencia, fue trasladada hacia la carceleta del Poder Judicial, tras lo cual se conocerá a qué establecimiento penitenciario será llevada para cumplir con el mandato de 36 meses de prisión preventiva.