Guillén Chujutalli indicó que los pobladores de Ahuashiyacu denunciaron que los dirigentes de Santa Bárbara pretendieron cobrarles la suma S/ 1,500.00 para permitirles el acceso y conectarse a la tubería que abastece a dicho sector.Ante esta situación, señaló que el personal técnico de Emapa procedió a retirarse del lugar y será la oficina de Asesoría Jurídica, quien intervendrá para solicitar las garantías necesarias y se proceda a realizar la conexión respectiva.

En tanto,recordó que el no permitir el acceso a los servicios de saneamiento a los pobladores de un determinado lugar está estipulado como un delito por el Código Penal que reprime a los que incurran en ello con pena privativa de la libertad de hasta seis años de cárcel.

Ante tal situación, el funcionario de Emapa exhortó a los pobladores de Santa Bárbara a reflexionar, ya que nadie puede impedir el acceso de las personas al uso de los servicios básicos como es el agua potable, mientras las condiciones técnicas lo permitan