Los equipos de búsqueda y rescate recorren comunidades destrozadas buscando víctimas del huracán Michael, el tercero más poderoso en afectar al territorio continental de Estados Unidos, una tormenta monstruosa de categoría 4 que forjó una franja de destrucción en el noroeste de Florida, terminando con la vida de al menos 16 personas en cuatro estados.

– Según las autoridades, ha sido la tormenta más poderosa en golpear este estado del sureste estadounidense en años. Unos 2.000 efectivos de la Guardia Nacional de Florida continuaban trabajando en las operaciones de recuperación, a los que se sumaba la labor de unos 3.000 miembros de FEMA.

La cantidad de muertos en Estados Unidos por el huracán Michael aumentó a 16 el viernes, dijeron autoridades, a medida que los equipos de rescate entraban en las comunidades más afectadas en Florida, casi inaccesibles por los daños causados por el ciclón. A los 13 decesos informados previamente se sumaron tres en Marianna, en el condado de Jackson, Florida, dijo el comisario Lou Roberts en una conferencia de prensa.

Entre las víctimas de Michael también se encuentran una niña de 11 años, que fue golpeada el miércoles por una estructura metálica que atravesó el tejado de su vivienda en Georgia, y un conductor al que le cayó este jueves un árbol en una autopista de Carolina del Norte, según informaron hoy autoridades de la región. Michael, que avanza ahora como tormenta tropical a unos 40 km al sur de Greensboro (Carolina del Norte), causó grandes inundaciones y destrucción de viviendas en una amplia zona costera del noroeste de Florida.

El ojo de Michael tocó tierra firme cerca de Mexico Beach, una localidad a unos 30 km al sureste de Panama City, el miércoles como un huracán de categoría 4 de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El paso del ciclón, que ayer comenzó a alejarse del territorio estadounidense convertido en tormenta tropical, ha afectado sobremanera la zona conocida como el «mango de la sartén», en Florida.

El organismo advirtió sobre vientos dañinos y posibles inundaciones repentinas en Carolina del Norte y los estados al norte, y dijo que la tormenta aún estaba produciendo vientos de 80 km por hora. El viento que llegó fue surrealista.

Lo destruyó todo», afirmó a CNN Jason Gunderson, miembro de Cajun Navy, un grupo de rescatistas, desde Callaway, un barrio de Panama City. «Es increíble. Te parte el corazón». Más temprano, fotos y videos de Mexico Beach, de unos 1.000 habitantes, mostraban escenas de devastación absoluta.

Las casas parecían flotar en medio de calles inundadas, algunas totalmente destruidas tras haber perdido el techo. Allí los botes fueron arrojados a los patios y las calles se vieron plagadas de árboles y líneas eléctricas.