El cuerpo descuartizado de Betty Pérez Camaña (26), víctima de feminicidio, fue hallado por las autoridades enterrado en una chacra de café de la comunidad indígena Alto San Juan del distrito de Perené, en la provincia de Chanchamayo, región Junín.

Este hallazgo fue posible gracias a la confesión del presunto feminicida identificado como José Luis Torres Quispe (29), quien era conviviente de la infortunada mujer y padre de sus dos hijos de siete y diez años de edad.

El cadáver de la fémina, que se encontraba en dos bolsas de polietileno, tenía los miembros cercenados. El fuerte hedor que despedía dificultó el levantamiento que llevaron a cabo agentes de la Policía bajo la orden del fiscal Iván Alverto Osorio Solís, de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Chanchamayo. Pérez Camaña fue reportada como desaparecida desde el pasado 13 de marzo.

Sus familiares la buscaron primero en su vivienda donde su conviviente Torres Quispe les dijo que Betty lo había abandonado para irse con otro hombre; esta versión no los convenció y denunciaron el hecho en la Comisaría de Pichanaki.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *