Por celebrar la fiesta de San Juan excesivamente sin medir de las consecuencias, un parroquiano de 30 a 35 años aproximadamente, termino siendo víctima de las temibles “peperas” quienes después de robarle todas sus pertenencias de valor que traía consigo lo abandonaron a su suerte en plena vía pública.

Los moradores del sector “Shirambari” lo encontraron al sujeto profundamente dormido a un costado de la calle con los bolsillos rebuscados y sin sus calzados puestos, dando aviso del hecho al personal de serenazgo de la municipalidad provincial de Coronel Porillo. Los serenos le brindaron los primeros auxilios del caso, tratando de reanimarlo pero el fuerte somnífero que le habían convidado hizo que lo trasladaran al hospital Amazónico de Yarinacocha para que recibiera atención médica.

 

El médico de turno de dicho nosocomio, se negó a recibirlos al paciente pepeado, siendo esto increpado por los agentes del orden, ya que ellos tienen la función de atenderlos cual fuera la emergencia del paciente. Este hecho provoco la molestia del médico quien los hecho del hospital a los serenos con su pepeado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí