Los médicos renunciantes denunciaron una presunta injerencia en sus labores de parte de la jefa de área de enfermería del hospital tarapotino. En tanto, las madres denunciantes, identificadas como Luz Marisol Amasifuén Sangama y Luzmila Fasabi Tuanama, señalaron que les ofrecieron realizar gratuitamente la prueba de ADN para aclarar este mal entendido.

No obstante, la pareja que llevó, aparentemente, al niño equivocado, lo devolvió tres días después, sin estar seguro de querer hacerlo ya que consideraban que el bebé si era su hijo.Por ello,aceptaron la prueba de ADN. Una de las parejas vive en Munichis-Lamas y la otra en Vistoso Grande del distrito de Zapatero. M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *