Las dos filiales, Huawei Device Co. Ltd. y Huawei Device Co. USA, fueron inculpadas por un total de 10 cargos por hechos que se remontan al período 2012-2014, entre los que figura una acusación de obstrucción a la justicia.

Estas inculpaciones «exponen las acciones descaradas y persistentes de Huawei para explotar a compañías e instituciones financieras estadounidenses y para amenazar al mercado global libre y justo», dijo el director del FBI, Christopher Wray.

El ministerio chino de Relaciones Exteriores acusó este martes a Estados Unidos de «manipulaciones políticas». Periódicamente Pekín reprocha a Washington de querer entorpecer el crecimiento de sus joyas tecnológicas.