Un iracundo drogadicto asesinó a puñaladas, sin piedad, a su padre y a su madre porque se negaron a darle dinero para comprar su droga. Además, dejó gravemente herida a su hermana, quien salió en defensa de las víctimas. El horrendo crimen se produjo el fin de semana en la huerta de la vivienda de los occisos, sito en el pasaje La Lupuna Mz-“H” Lt-“20”, asentamiento humano del m i s m o , d i s t r i t o d e Yarinacocha, cuando las vict i m a s W i l f re d o G ó m e z S a n g a m a ( 6 8 ) y C o r a Tenazoa de Gómez (58), se encontraban preparando su cena. De pronto hizo su aparición de la calle el homicida Lenin Gómez Tenazoa (34), quien se acercó a ellos para solicitarles dinero. Ante la negativa, se enfureció y cogió un filudo cuchillo propinándole doce puñaladas en el cuerpo a su padre y otros siete a su madre. Ambos murieron desangrados. Los aterradores gritos de los ancianos, hizo que su hija Kelly Gómez Tenazoa (32), saliera a la huerta para averiguar que estaba pasando con sus padres, encontrando una escena de horror. Aterrada se abalanzó encima de él, para evitar que siga apuñalándolos a los patriarcas. Kelly también fue atacada y recibió tres puñaladas en la espalda y cuello. La oportuna intervención de los vecinos, hizo que no fuera asesinada la hija Kelly, quienes lo auxiliaron y lo pusieron a buen recaudo, trasladándola luego al hospital Amazónico de Yarinacocha para que reciba atención médica. El asesino estuvo a punto de ser linchado por los vecinos del lugar, pero fue rescatado a viva fuerza por los efectivos motorizados de Los Halcones-Pucallpa, quienes llegaron al lugar al ser comunicados del hecho sangriento por la central del 105. Horas más tarde hasta la vivienda donde se produjo el crimen se hizo presente el r e p r e s e n t a n t e d e l Ministerio Público en coordinación con los agentes de la Sección Delitos de la comisaría de Yariacocha y los efectivos de la Oficina de C r i m i n a l í s t i c a d e l a Divincri-Pucallpa, quienes realizaron las primeras diligencias del caso en la escena del crimen. Luego procedieron con el levantamiento y traslado de los cadáveres a la morgue de la ciudad para necropsia de ley. Se conoció que la pareja de esposos asesinados se dedicaba al comercio ambulatorio de comida en su canoa en el puerto del Reloj Público y Malecón Grau. El homicida es el segundo de cinco hermanos, quien desde años atrás es drogadicto y también sufriría de esquizofrenia. (D.Saavedra)

Comentarios