“Pese a que el 70% de la población conoce sobre esta enfermedad, en las zonas urbanas, aún se requiere difundir los métodos de protección, especialmente en la población joven”, señaló.

De esta manera, el Minsa busca fortalecer las acciones para asegurar la entrega de preservativos acompañado de un paquete de servicios preventivos, que incluye consejería y oferta de pruebas rápidas para diagnosticar el VIH y sífilis en los centros de salud del primer nivel de atención y hospitales.

“La prevención es fundamental. Se recomienda a los jóvenes utilizar el preservativo para disminuir el riego de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, así como postergar el inicio de las relaciones sexuales a edades tempranas y disminuir el número de parejas sexuales”, indicó. (FIN) NDP/LIT