La intervención policial se ejecutó en horas de la madrugada en el lugar antes mencionado, donde para llegar los agentes del orden tuvieron que caminar por una trocha carrosable entre la vegetación de las diferentes parcelas de terrenos y accidentadas del camino hacia el sitio por un tiempo de dos horas aproximadamente.

Una vez en el lugar la policía constato la existencia del laboratorio construido rústicamente, ahí había 02 pozas de maceración de dimensión de 4 centímetros de ancho por 10 de largo y de altura 70 centímetros cada uno; además de 01 pozo de captación activa, cuyas medidas son de 2 centímetros de ancho por 3 metros de largo; asimismo hallaron 1,500 kilos de hoja de coca en proceso de maceración, así como sustancias químicas como ácido clorhidrato en la cantidad de 30 kilos, dióxido de calcio de 20 kilos y 10 galones de combustible (gasolina), 04 bolsas de cemento “Andino”, y 500 kilos de nitritos en alrededor de la estructura del laboratorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *