Agentes policiales desalojaron a los invasores que tomaron posesión en los terrenos de la familia Monasí Cheglio, situado en el kilómetro tres y medio de la carretera Santo Tomás, del distrito de San Juan Bautista. En el lugar se encontraban habitando más de 400 familias, de los asentamientos humanos Palo Alto y San José; quienes a primeras horas quemaron llantas como medida de protesta.

Durante la mañana de ayer un fuerte contingente policial se trasladó y dialogaron con los invasores, quienes al inicio se mostraban reacios y se negaban a salir de las tierras. Posteriormente, a pedido de la policía optaron por abandonar pacíficamente el lugar. En tanto, otro grupo de personas con pancartas en manos exigían negociar las tierras de propiedad privada.

«Yo vengo de una zona inundable, no tengo donde llevar a mis hijos, queremos negociar el terreno que no se esconda la señora Cheglio», indicó Sara Tunes, posesionaria. En tanto, algunas personas contratadas por la propietaria del terreno empezaron a destruir las precarias viviendas, utilizando hasta motosierra, hecho que causó malestar entre los posesionarios, caldeándose los ánimos e intentando enfrentarse a la policía, pero el hecho no llegó a mayores. Finalmente las familias amenazaron que volverán a tomar posesión de las tierras, porque exigen la negociación y un trato digno.