Castinaldo Guerrero es agradecido con el medio ambiente.Su cultura ecoamigable la forjó mientras vivía en Costa Rica, país al que llegó hace 20 años para continuar con sus estudios superiores. En tierras ticas, también ideó una receta especial con la que hoy prepara pollos broaster en su natal Moyobamba, San Martín.

Su emprendimiento; sin embargo, no quedó ahí.“Si abro un negocio, quiero que sea amigable con el medio ambiente. Estuve pensando en un empaque que se degrade rápido y que no contamine”, rememora. Era 2017 y aún no se planteaban leyes –concretas- para frenar el uso del tecnopor y el plástico. Aunque él no las necesitaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *