De esta manera, transforma la densidad y oscuridad de un contenedor en un espacio agradable y habitable para disfrutar de una bebida. El proyecto se inspiró en el arco de cubo chino, así como en las hojas y ramas de un árbol de café.

La implementación de contenedores se ha convertido en una tendencia arquitectónica común, que se suele utilizar como una declaración para resaltar la importancia de reducir y reutilizar los desechos y materiales industriales.